lunes, 30 de junio de 2014

El misterio del Sr K y la señorita M (primera parte)

Perdón por tener tan descuidado este blog pero a veces cuando no hay inspiración ni buscandola por debajo de las piedras la encuentra uno, en fin tratare de ponerme más al corriente y buscar la inspiración en esas tardes lluviosas, que a veces suelen pasar.

El misterio del Sr K y la señorita M

Al fin había encontrado mi trabajo ideal, la paga seria lo suficiente para así independizarme de mis padres, mis anteriores trabajos me daban una paga mediocre que no me alcanza para mucho, por eso en cuando vi el anuncio en el periódico no pude evitar sentirme como Felipe Montero, era como si casi, casi la persona que lo escribió estuviera pensando en mi  “Se solicita corrector de estilo, sin experiencia, con ganas de trabajar, buen sueldo, favor de presentarse en …” Decidí seguir el ejemplo de Felipe y dejar ir la oportunidad si mañana estaba de nueva cuenta publicado en el periódico lo tomaría. Y así fue, el anuncio seguía publicado así que no lo dude más y fui a la dirección que venía en el anuncio.


Era un pequeño edifico ubicado en una zona de locales y bodegas, algunas en desuso, no tenía un logotipo ni finta de ser alguna editorial o algo parecido, pero bueno ya estaba allí y no iba desperdiciar los 50 pesos que me había gastado en taxi. 

Me acerque y apreté el botón del interfon, no recibí respuesta alguna, volví apretar el botón, un sonido extraño salió de la bocina y enseguida una voz femenina hablo “¿Si diga?” apreté el botón y dije “Buenas tardes vengo por lo del anuncio” se volvió a escuchar el sonido extraño “No escuche lo que dijiste, tienes que mantener el botón apretado cuando hablas” respondió la voz, me sentí muy apenada, no puede ser que a mis veintitantos años no sepa usar un interfon, volví apretar el botón pero esta vez no lo solté y repetí “Buenas tardes vengo por lo del anuncio” un prolongado silencio vino después, yo esperaba que la voz detrás del interfon me dijera que el puesto ya había sido ocupado o algo así, de nuevo el extraño sonido se escucho “pase suba las escaleras hasta el segundo piso a la izquierda esta una pequeña sala” dijo la voz, me quede esperando un momentos más por si daba otra indicación pero no la hubo, la puerta hizo un sonido raro y la empuje para entrar.

El edificio olía a humedad, solo lo alumbraba una lámpara incandescente que hacia ruidos raros y amenazaba con apagarse, en la planta baja había dos puertas que permanecían cerradas, una planta vieja a un lado de las escaleras, subí cautelosamente, hasta el segundo piso, del lado derecho había una puerta que permanecía cerrada del lado izquierdo estaba la pequeña sala, un sillón viejo, una mesa con un montón de revistas viejas, al fondo un escritorio y a lado de este una puerta de madera, Tome asiento en el viejo sillón el cual rechino horrores, puse mi mariconera sobre mis piernas y mire cada rincón del lugar me llamo mucho la atención el único cuadro presente en la sala, una cucaracha recostada en un diván que excentricismo pensé, pero bueno cada quien sus gustos.

La puerta de madera se abrió y salió una mujer delgada, vestía un apretado traje color gris, que resaltaba su buena figura, su cabello color caoba estaba suelto su tez blanca hacia que resaltara el rojo de sus labios y los lentes la hacían parecer una intelectualoide pero examinándola bien era muy joven, incluso más joven que yo, ¿Por qué alguien tan joven vestiría de esa manera?

La mujer se me quedo viendo y después tomo asiento, detrás de su escritorio
“¿Así que tu vienes por el empleo del anuncio?”, dijo mientras me miraba de pies a cabeza “si”, respondí “¿Me imagino que debes traer tu curriculum?””¡Oh! por supuesto” le respondí y saque de mi mariconera la carpeta con mis documentos. Fui hasta donde estaba ella y puse la carpeta sobre el escritorio, ellas los tomo y los examino determinadamente.

Tras unos minutos de silencio, dejo los papeles sobre el escritorio y dijo “la cosa esta así, nosotros somos una pequeña editorial que abrirá sus puertas muy pronto, nuestra especialidad será la de publicar libros de superación personal, nada del otro mundo, tenemos algunos autores de los cuales publicaremos sus obras, estos autores no son conocidos por eso necesitamos un corrector de estilo que sepa estructurar el borrador para así poderlo publicar y ganarnos poco a poco una buena reputación. Por lo que veo en tu curriculum no tienes mucho de haber salido de la universidad, pero tienes buenas notas y tu desempeño como corrector de estilo es muy bueno, no creas que por ser neófita te pagaremos poco, tu paga será la misma del anuncio, así que tu dime ¿te interesa el trabajo?

Que si me interesa el trabajo-, pensé “por supuesto”-, respondí “entonces señorita V, está contratada”-, dijo la joven extendiéndome la mano, yo respondí rápidamente “Empieza mañana mismo, a las 8 Am, se dirige conmigo y yo la llevare a su lugar de trabajo, sólo una cosa que es de suma importancia” “¿Qué cosa”-, pregunte “Por nada del mundo puede entrar a la oficina que se encuentra al lado de mi escritorio, no importa si es de suma importancia mientras no esté yo nadie puede entrar,   el Sr K es muy especial” ¿Sr K?” pregunte “Si  el Sr K es el dueño de esta editorial, pero es muy especial no le gusta socializar con sus empleados a excepción mía, su única regla para que siga trabajando aquí es nunca entrar en su oficina, ¿Entendido?” “Entendido, jamás entrar a esa oficina”

Salí del edificio, muy emocionada por mi nuevo trabajo, la paga era excelente, si todo marchaba bien dentro de unos cuantos meses me mudaría a mi propio departamento, no le di  demasiada importancia a la condición de no entrar en esa oficina, el trabajo era mío y eso era más que suficiente.

continuara como todas las cosas buenas continuan en la vida...


1 comentario:

  1. ...esperando el siguiente capítulo e.e ojala y ahora si subas el siguiente.

    ResponderEliminar

inserte aquí sus palabras